8 de Marzo

De nuevo 8 de marzo. De nuevo escribir algo para el día de la mujer trabajadora. Y tras tantos años en esto del feminismo, me quedo mirando ese título y no sé qué coño escribir, no ya porque las musas parece que a veces se me conviertan en musarañas, sino porque el puro título ya se las trae:

Mujer, vale… ¿qué mujer? ¿por qué en singular?, ¿la mujer blanca joven de clase media y con una profesión liberal? (¿y existe al final la clase media?), ¿y la mujer anciana?, ¿la mujer árabe de cualquier edad?, ¿una hijabi?, ¿la mujer negra, gitana, latinoamericana, indígena? ¿y si es trans?, ¿y si es migrante ilegal?, ¿hay un modelo de mujer extrapolable y universal?, ¿las opresiones que les afectan son las mismas? ¿las cifras de paro, salarios, vida laboral, víctimas de violencias, son las mismas?, ¿y si abro el melón de todas aquellas personas que no se reconocen en los binarismos de género? ¿Y si lo único que nos une es que no somos hombres en un sistema que les sitúa a ellos como poseedores de poder y privilegios sobre el resto? ¿y si tenemos que tener en cuenta que estos privilegios y opresiones se ven modificados por muchos otros factores?. ¿Podría dedicarme simplemente a escribir un artículo más sobre el 8 de marzo, sus orígenes e historia, las reivindicaciones clásicas, Clara Zetkin, la Internacional Socialista de Mujeres y a correr? ¿con lo vaga que soy, para hacer eso no podría simplemente recomendaros un puñao de buenos artículos ya escritos sobre este tema? ¿Voy a conseguir enviar algo para el Tierra y Libertad de este maldito mes como siga por este camino???

Y la cosa no mejora con el segundo término: Trabajadora,… trabajo, ¿y qué es trabajo?¿trabajo sólo es lo que produce algo? ¿y lo que reproduce la fuerza de trabajo?, ¿es sólo el asalariado?, ¿y el trabajo gratuito de cuidados?, ¿y todo lo que queda al margen de los mercados?, ¿y todas esas tareas inconmesurables pero que requieren de alguien que las haga pero que no puedes definir ni horas ni esfuerzo invertido?,¿es trabajo cuando lo hace alguien por dinero y fuera de las lindes de su hogar, pero no cuando es “por amor” dentro de los términos de la familia?, ¿qué coño es el trabajo? ¿tengo que empollarme todo El Capital para entenderlo? ¿Me vale con El Capital al alcance de todos, de Caffiero? ¿Me da igual porque total, eran hombres y el enfoque que le daban era, lógicamente, el suyo y por tanto no pueden ver todas esas tareas asignadas al universo femenino que no se pueden analizar bajo el prisma clásico marxista?¿Tendrá Federici todas las respuestas?

Bueno, ya que llevo tres párrafos, voy a seguir a ver a dónde me lleva esto. ¿Qué día de la mujer trabajadora?, ¿esa que pintan siempre en los carteles institucionales que va con traje de chaqueta y lucha por romper el techo de cristal y ser directiva de una empresa transnacional? ¿la que sale en los carteles de movimientos sociales que lleva una pañoleta en la cabeza? ¿la de la mujer que limpia en la casa y cuida de la prole de esa mujer de traje y chaqueta?, ¿la de la mujer que cuida a sus nietas y nietos porque la mujer anterior ha tenido que emigrar para enviar dinero?, ¿la mujer que trabaja como ama de casa pero sin percibir un salario?, ¿la que trabaja de cajera por un salario y en casa sin él? ¿la de la mujer jubilada?¿la que no se puede jubilar porque nunca ha cotizado y no va a percibir ninguna pensión porque no existe para la administración?, ¿la mujer con diversidad funcional que trabaja las mismas horas y puede ser tan productiva como la que más porque su minusvalía no le afecta para el cumplimiento de la tarea pero se le paga menos porque se concibe que la empresa la contrata más como un favor social que como una trabajadora eficiente y barata? ¿las mujeres en prisión que trabajan por cuatro duros y sin derechos laborales de ningún tipo porque más que trabajo, se considera que son actividades de ocio que les ayudan a salir de la rutina?

Muchas preguntas y no todas con respuesta, al menos por mi parte. Hay muchísimos ejes de opresión que se entrelazan y ya sé que es poco funcional y útil hacer un mejunje con todos ellos hasta un punto en el que en análisis se haga casi imposible. Simpliificando, hay un sistema que es el Capitalismo que se apoya y se entrelaza con el Patriarcado y su heterosexismo, y el Colonialismo, que forman tres grandes patas de una mesa en la que se sientan a comer los poderosos. Según la revista Forbes, las 10 personas más ricas del mundo en 2016 son 9 hombres, 7 de ellos estadounidenses, otro mexicano y otro español (Amancio Ortega), y una mujer, la propietaria de L’Oreal.

No creo que el mundo mejorase mucho por el hecho de que a esa mesa se sentaran a comernos 5 o 6 mujeres en vez de una sola. O si se sentaran 3 personas trans, 2 negras, alguna mujer indígena, una ciega y un par de gitanos gays (si es que fuera algo factible que llegaran ahí, teniendo en cuenta las casillas de salida y los obstáculos de cada una para llegar arriba). Sólo me vale que tiremos esa mesa abajo, destruyamos todas esas patas de poder que la sostienen para que nada similar vuelva a ser creado.

Lo nuevo, lo viejo y el clásico que siempre funciona en las relaciones abiertas.

Cuando veo algunos memes circular acerca de lo de que amar a dos personas a la vez ha existido desde siempre y se pone de ejemplo al marido con la esposa y la amante, se me revuelven las tripas. Por un lado por la imagen patriarcal que transmite. Pero fundamentalmente porque amar no es engañar.

Para amar tienes que entender que la otra persona es libre de tomar sus decisiones. Esas decisiones deben ser informadas. No es justo, no es amor, engañar o decir lo que quiere oír para manipular sus decisiones. Amar es tener el valor de entender que esa persona prefiera no estar en una relación contigo porque lo que quiere y lo que tú quieres no son compatibles. Amar no es sólo querer tener cerca, es también dejar ir. Es desear lo mejor, para una misma y para quienes ama y es entender que a veces eso implica no estar juntas.

Por eso no me gusta que se transmita eso como amor. Ejemplos de relaciones abiertas las hay desde hace mucho más tiempo que señores poniendo cuernos en los años 50. En el siglo pasado tenemos ejemplos de relaciones abiertas y honestas (Emma Goldman, por ejemplo). No hace falta recurrir a topicazos baratos.

Pero hay algo más y es que eso transmite cierto mensaje de que las relaciones abiertas al final son un tipo de relación donde podremos hacer las mismas cagadas que siempre pero “sin recibir castigo”. Y se trata más bien de honestidad, de autenticidad, de cuidados, no de eludir “el castigo” (broncas, escenas de celos, rupturas), sino de intentar no cagarla. Tenemos un problema si nos acercamos a las relaciones abiertas con un molde tan viejo. Porque en las relaciones poliamorosas heterosexuales las mujeres adoptaremos el rol de la esposa o la amante, y los hombres el del marido.

En el rol del marido, está el decir a cada una lo que quiere oír, engañar, decir medias verdades y dejar que la enorme bola de confusión vaya creciendo mientras te mantienes teniendo a dos mujeres atendiéndote y el beneficio de toda esa plusvalía de género que conlleva. En el rol de la amante, una intentará quedar por encima de la esposa y tratará de captar la atención del marido y llegar a esa ilusión clásica de que “abandonará a su mujer por mi”. Puede que incluso intente generar conflictos con la pareja o forzar situaciones y que intente que la otra pareja rompa. En el rol de la esposa, empezará a desarrollar comportamientos de esposa-madre, echando broncas y tratando de poner límites a algo que debería ser limitado por cada propia persona adulta: el maldito nivel de atención que están dispuestas a dar… están en su derecho a prestarte mucha o poca atención, eso sí, tú lo estás también a decir “que te den, me piro a hacerme caso yo sola”.

Últimamente me he encontrado algunos hombres en relación abierta que para ligar conmigo, caían en esa actitud tan de “marido casado que pone los cuernos” de faltar al respeto a sus parejas. Esa especie de “tú eres bonita y mi mujer ya no me llena”. Y todas esas veces, claro, yo he tenido que contestar un sermón feminista de que eso es faltar al respeto a una mujer y que ligar con alguien así no me interesa. ¿Por qué cojones tienes que desvalorizar o faltar al respeto a otra mujer para intentar camelarme a mí? ¿Qué quieres, incentivar ese rollito de competitividad entre mujeres que nos han enseñado? Es una pesadez ligar así, de verdad. Sólo ligo con hombres que respeten a las mujeres, a ver si queda claro de una jodida vez.

Pero a la inversa también me ha sucedido. Mujeres que quieren quedar por encima de mí al ligar con mi pareja. Mujeres que incluso han metido mierda y han sugerido a mi pareja que lo deje conmigo para fugarse con ellas. Mujeres que alimentan su ego por sentirse más deseadas, atractivas, interesantes, que la(s) pareja(s) anteriore(s) o principal(es), etc, he conocido varias. ¿En serio necesitáis desvalorizar a otras mujeres para sentiros mejor vosotras?

Por el otro lado, hombres que al ligar conmigo intentasen dejar por debajo a mi pareja o competir, o hacerse los machos molones como intentando hacer la caricatura de mi pareja como “calzonazos”,…momento en el cual contaban con mi absoluto desinterés, por supuesto. ¿En serio, no has entendido nada?

¿Que le pasa a la gente? ¿No podemos establecer relaciones de respeto en general? ¿En serio queremos llegar a este nuevo modelo de relaciones con un traje tan viejuno como los cuernos matrimoniales? ¿En serio esto es lo nuevo? Esto es muy aburrido.  A mí me apesta a brumel y a relación de señor mayor con la secretaria. En realidad mi propuesta no es tan nueva, pero funciona. Las cosas cuando funcionan a lo largo de los años se convierten ya en “un clásico”: honestidad, amor, afecto, apoyo y respeto.

Porque hay otras formas de hacer las cosas. También están ahí algunas personas maravillosas siendo como manantiales de agua fresca en un desierto de mezquindades. Personas que saben ligar manteniendo un infinito respeto por sus parejas. Que saben valorarme y valorar a las demás personas que conforman su constelación relacional. Personas que no permiten que otras personas me falten al respeto. Personas que muestran amor por aquellas personas con las que se relacionan.

Si no vas a respetar a mi(s) pareja(s), no me interesas. Si mi(s) pareja(s) no van a respetarme y a hacer que se me respete, tampoco me interesan. No me interesa un universo relacional lleno de faltas de respeto, engaños, mentiras, tejemanejes, jueguecitos, concursos y competiciones. Eso no tiene nada de nuevo.

PD: Me he centrado en el binarismo y en relaciones heterosexuales porque tanto mi experiencia mayoritaria como la de muchas mujeres con las que he compartido pensamientos sobre este tema, se enmarcaban en esto. Es en el Poliamor hetero donde yo detecto problemas de desigualdad graves, lo cual no quiere decir que en relaciones donde no cabe heteronormatividad ni binarismos se produzca, pero no me considero legitimada a hablar de ello.